martes, 6 de septiembre de 2016

HOTEL ADLON KEMPINSKI, magia e historia






En Berlín, Alemania se encuentra el Hotel Adlon Kempinski, frente a la puerta de Brandenburgo, tan lleno de historia entre sus paredes y además nos muestra su riqueza arquitectónica. 
Lo inauguró el príncipe Guillermo II y ese lugar guarda situaciones de guerra muy tristes, fuego y mucho más. Lleva el nombre de su dueño original Lorenz Adlon quién era hijo de un zapatero en la ciudad de Mainz. Su carrera profesional no comenzó en la hotelería. Era carpintero. Y así luego se dedicó a la hotelería.

El Hotel fue testigo de dos guerras mundiales. Y ya tiene más de 100 años.

Pueden visitar su sitio web en:
www.kempinski.com 
twitter.com/hoteladlon 
Facebook.com/Hotel/Adlon. Kempinski 

La vista es increíble apenas llegas al Hotel. Y adentro veras la más bella arquitectura. 

Se abrió al público el 23 de Junio 1907.Su dueño invirtió mucho dinero en él. Tenía agua caliente, gas, electricidad y refrigeración. Muy moderno para la época.
Luego de incendiarse, renació como el ave fénix de sus cenizas. Y fue reabierto en 1997. Hoy recibe a reyes, intelectuales, empresarios, políticos, diseñadores, etc.

La leyenda viva en el corazón de Berlín. Es de 5 estrellas. Todo lo que busques allí está. Elegantes habitaciones, donde el confort y la excelente atención reinan. 

Desde 1945 fue abandonado, en 1964 se reconstruyó la fachada. Durante la segunda guerra mundial fue hotel y hospital. Y en mayo de 1945 se incendió.
Tiene 304 habitaciones, 78 suites, 3 restaurantes, 2 bares, 15 lugares para eventos, pileta, un spa.
Está en un lugar muy prestigioso de la capital alemana. Los adornos florales reinan en el lugar y son bellísimos.

Siempre reinaron la belleza, el buen gusto y sofisticación en el hotel.

Greta Garbo estuvo allí mientras filmaba la película “Grand Hotel”, Charles Chaplin, Enrico Caruso, Albert Einstein, Louise Brooks, Josephine Baker, Marlene Dietrich, Teddy and Franklin Roosevelt, Thomas Mann, etc.

Sus restaurantes con chefs premiados por su labor  entregan al comensal los más ricos platos que puedan imaginar.

En su Spa encontrarán los más beneficiosos y excelentes masajes, y exclusivos tratamientos de belleza y relax.

Todo lo que necesite el visitante puede preguntarles a las señoritas vestidas de rojo que están en la entrada del Hotel y por otras partes. Nada queda librado al azar. Todos los visitantes son excelentemente atendidos.

Buen gusto, elegancia para toda aquella visita que llegue a Berlín y quiera alojarse en el mejor lugar de Alemania. Lujosas y cómodas habitaciones que brindarán al que se aloje todo lo que busque en todos aspecto, como Internet, televisión, comodidad, etc.

Un lugar ideal para eventos familiares como empresarios, casamientos, encuentros, conferencias y distintos agasajos.

Si visitas Alemania no dejes de visitar Berlín y a su bello Hotel Adlon Kempinski. El cuidado, y buen gusto estarán siempre presente. ¡No lo olvides!!











Agradezco a Nora Durstewitz de Relaciones Públicas del Hotel por su amabilidad al responder. 

Las fotos utilizadas en esta nota son gentileza del Hotel Adlon Kempinski. 

Leticia Teresa Pontoni.




No hay comentarios:

Publicar un comentario