sábado, 11 de febrero de 2017

LANA MONTALBÁN, la de los sombreros múltiples




Periodista argentina reconocida no sólo en su país. Tiene su sitio web donde pueden leer sobre diversos temas,  no sólo sabe y habla de temas políticos, las noticias más actuales, también de arte, y otros temas. 
Conduce el programa "En Exclusivo" donde entra en las casas de famosos y los entrevista. Y co-conduce "Mundo Hola" por el canal "Hola TV".Realiza distintas actividades en su día a día. La conozcamos un poquito más.


--Sé que amas tu profesión de periodista. Pero en tus horas libres el arte está presente en tu vida con el decoupage y la pintura. Contame un poco más por favor.

No sé si la palabra multifacética está demasiado usada, pero a mí me gustan muchísimas cosas y he heredado una veta artística muy fuerte. De chica ayudaba a mi mama Rosita, escultora y ceramista multi-premiada, a dar clases a chicos por lo que aprendí de eso. Pero no es lo que más me gusta. En cambio, pintar, hacer collage usando papeles o elementos que reciclo más una técnica llamada decoupage, me apasionan.

Siempre fantaseo con hacerlo a tiempo completo si me gano la lotería. Para ello, mejor que empiece a jugar a la lotería, ¿no? ¡Jajá! Pero también he diseñado y construido muebles, y todo tipo de cosas que tengan que ver con lo creativo. Además, escribo. Tengo un libro para niños listo para publicar, y escribo ensayos y relatos, algunos de los cuales se pueden leer en mi blog www.lanamontalban.com 
 

--¿Qué recuerdos te quedaron de tu paso por distintos canales de Buenos Aires? Telefé, Canal 7, Canal 9.

Se trabaja distinto que, en los EEUU, y como de todo en la vida, rescato la parte humana. He tenido muchos compañeros de trabajo con quiénes mantengo contacto y amistad en distintos grados. Me gustaría viajar a Argentina más seguido y por más tiempo para tener la posibilidad de ver a más gente y dedicarles más tiempo, pero por ahora no es posible. La amistad no tiene ni tiempo ni espacio. 

Cuando vuelvo a ver a alguien por quien siento afecto es como si no hubiese pasado más de un día. Pero bueno, todo no se puede y cuando te toca vivir por varios puntos del planeta vas sembrando amistades por acá y por allá, que quedan en tu vida para siempre, aunque los veas poco.
Trabajé en los canales que mencionaste con grupos muy profesionales. De mi paso por allí tengo muy buenos recuerdos. Los malos prefiero olvidarlos.


--Has entrevistado a grandes personalidades de diferentes ámbitos. ¿A quién te falta entrevistar?

En un momento quería entrevistar al Papa Francisco. Pero de alguna manera por algunas de sus actitudes “se me cayó un ídolo”. No creo que sería una persona que me conteste con absoluta sinceridad así que cambié mi foco. Ahora me gustaría seguir teniendo la posibilidad de entrevistar a cualquier persona. 

Te digo que a veces el ser humano más simple tiene las historias más maravillosas que contar. De alguna manera “me enamoro” de mis entrevistados. Me dan curiosidad, quiero saber que piensan, porque lo piensan, que sienten, ¡todo me interesa!
No tengo un personaje en particular, lo que si te puedo decir que si puedo evitar a los políticos…los evito. Son como ese lugar inhóspito de Santiago del Estero “Impenetrables”, jeje.


 --El aprender otros idiomas abre otro panorama en el mundo de las entrevistas. ¿Es así?

Sí y no. Yo hablo varios idiomas y eso le da la libertad al invitado de hablar con mayor fluidez, espontaneidad y más relajado. Pero como hablo solo castellano e inglés al 100%, en los otros idiomas soy yo la que no se siente completamente espontánea. Pero no te voy a negar que ayuda. Todo ayuda…


--Veo que tu gusto por el arte viene de Rosita tu mamá. Contame algo de ella por favor.

¿Qué te puedo decir de mi mama? Falleció inesperadamente el 26 de octubre de 2016 por mala praxis médica. Así que aún estoy muy triste e intentando acostumbrarme a su ausencia. Era una mujer extraordinaria. Inteligente, profesional, creativa. Siempre estaba aprendiendo y estudiando, ayudando a los demás. La verdad es que tuve que compartirla con mucha gente lo cual nunca me molestó.

De ella aprendí a arreglármelas sola para hacer todo en la casa, desde electricidad hasta plomería, pintura y más. Mi papa básicamente sabia encender y apagar la luz. Todo lo demás lo hacia ella. Y siendo ya una mujer mayor volvió a la universidad a hacer la carrera de arte en La Plata mientras vivíamos en Adrogué. No por eso dejó de atender la casa y dar clases de cerámica. Multifacética, amorosa, generosa, amiga de sus amigos. No solo perdí a mi madre a quién extraño horriblemente sino a una amiga, a mi fan número uno y a una maestra de la vida.


--Dime una o dos noticias que tuviste que dar al aire con entereza y por dentro estabas llorando. ¿Cuáles fueron?

Muchísimas en realidad. Cuando trabajas en noticieros, lo que hice por casi dos décadas, tenes que construirte una especie de armadura para que no te afecte lo que estás mirando, leyendo y contando.
Hubo muchas veces en las que lloré por dentro y principalmente cuando algo tiene que ver con niños.

Una vez fui a cubrir la noticia de un chiquito que cayo en un pozo abandonado en San Nicolás. Lamentablemente no sobrevivió y fue muy difícil el momento. 

Una vez incluso me puse a llorar, no era en vivo, así que podrían haberlo evitado pero la producción decidió poner la escena en cámara. Me enojé bastante porque no me gustaba ni mostrarme vulnerable ni ser yo la noticia. La entrevistada era una mujer que tenia SIDA, su marido también y hablábamos de que ellos sabían que dejarían a su pequeña hija huérfana. Cuando terminó la entrevista nos abrazamos llorando las dos…y el camarógrafo no apagó la cámara. Ahora soy capaz de llorar hasta con un comercial de TV. Me saqué la vieja armadura y soy un flan…


-- ¿Qué te parece que han traído al mundo las redes sociales? La tecnología avanza segundo a segundo.

Han traído posibilidades impensadas no solo hace muchos años sino hace muy poquito. Me he pasado interminables horas en bibliotecas copiando documentos, buscando información…todo lo que hoy tenemos literalmente en la palma de la mano. A la vez la gente se junta menos en persona porque la tecnología no deja que te sientas tan solo.

Tiene muchísimas más cosas buenas que malas. Pero algunas de las malas son terribles, como quienes ponen en la red videos de crímenes violentos, la increíble propagación de la pornografía infantil, la trata de personas incluyendo niños, la venta de armas ilegales, el lado oscuro de internet. En fin. Lo malo es menos, pero es muy muy malo.


















Gracias a Lana por visitar mi blog con sus palabras y anécdotas.

Leticia Teresa Pontoni.

1 comentario: