sábado, 1 de abril de 2017

JORGE HORACIO GENTILE,entre varias pasiones




Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, académico de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, Docente, Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Córdoba, Profesor Emérito de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Católica de Córdoba.
Fue Profesor de Historia Argentina y Educación Cívica en el Instituto Juan Zorrilla de San Martín. 
Investigador, fue constituyente y diputado de la Nación entre 1989 y 1991.
Es escritor de numerosos libros. Y su Currículum es inmenso y lleno de logros que acá en este blog no alcanzaría a escribirlos. Un honor que visite mi blog.



                                             
--Si tuviera que elegir nuevamente su carrera: ¿elegiría ser abogado?

Sí, lo volvería hacer, aunque también estudiaría algunas materias de otras carreras referidas a la ciencia política y a la de gestión, organización y dirección de estudios jurídicos. El Rector Hugo Juri de la Universidad Nacional de Córdoba ha propuesto una reforma para que se puedan intercambiar créditos o materias de distintas Facultades.


--Me encanta nuestro Himno Nacional. Quisiera conocer algo más de su historia. ¿Qué desea contarme?

Cuando fui diputado de la Nación presenté un proyecto de ley de símbolos patrios, en el que está incluido el Himno Nacional Argentino. Conozco la historia de su gestación y modificaciones, aunque no deja de llamarme la atención las dos partes que se cantan en la actualidad de la versión original, y que musicalmente son bastante  diferentes.


--Y hablando de los chicos en la Escuela. Y de lo que aprenden o no. ¿Conocen que sucedió el 25 de mayo de 1810?

Es muy difícil saberlo sino se hacen encuestas, y no estaría mal que se lleven a cabo sobre esta materia, ya que los conocimiento históricos y de la tradición argentina son un aspecto que la educación no debe descuidar; y para evitar, también, los lamentables resultados de las pruebas hechas en nuestro país por el Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA), especialmente en lo referido a matemática y comprensión de textos.


--¿Qué es más factible que utilicemos en las próximas elecciones: voto electrónico o boleta única?

Si queremos  ponernos a tono con los progresos políticos y tecnológicos del mundo tendríamos que adoptar el sistema electrónico, como lo tiene actualmente Brasil, la India y muchos condados de los Estados Unidos de América. El sistema de boleta única electrónica proyectado por el gobierno actual, y que fuera experimentado en Salta y la CABA en las elecciones de 2015, es sólo una variante del  sistema de boleta única, con el agregado de una impresora que suple las marcas que a mano deben hacer en la boleta los que sufragan. 

En 1990, cuando fui diputado de la Nación, proyecté para todo el país el sistema de boleta única, sin que fuera aprobado por el Congreso, siguiendo el proyecto del diputado democrata-cristiano Teodosio Pizarro, que presentó en la Legislatura de Córdoba en 1959 y que tampoco se sancionó. Este sistema fue recién adoptado y empleado por Santa Fe y Córdoba desde los comicios del año 2013, cuando la tecnología nos llamaba a la digitalización. En Brasil se usa la urna electrónica, sin papel, y  los resultados comiciales de los lugares más alejados, como la Amazonia, se conocen via satélite casi al mismo tiempo que los de la capital, Brasilia. Los ciudadanos han dejado de llevar documentos a los centros de votación porque con la aplicación de sus huella digitales son identificados por las urnas electrónicas.—


--¿Piensa que va a salir adelante el gobierno del presidente Mauricio Macri?

Espero que el gobierno democrático de la Argentina, que preside Mauricio Macri, pueda superar el único problema que tiene nuestro país, que es el gran desorden en que vivimos; desde la organización del fútbol hasta lo que vemos en la política, lo institucional, lo demográfico, lo educacional, lo económico, en la seguridad, en lo referido al cuidado del ambiente, etcétera; y que nos permita retomar la senda del progreso, que en otra época transitamos y que nos hizo sentir orgullosos. Si se comienza con ello se podrán realizar los objetivos que prometió Macri: superar la pobreza, combatir el narcotráfico y  la corrupción, y estabilizar la economía. 

Para ello es imprescindible la ayuda y colaboración de los tres poderes del Estado, de las 23 provincias, de la ciudad de Buenos Aires, de los distintos partidos políticos, sindicatos, ONGs y la de toda la ciudadanía. El diálogo, el debate y el consenso nos permitirá superar la grieta que nos afecta y que nos mantiene en una permanente campaña electoral. La falta de dirigentes formados y experimentados para la política nos obligará a encarar seriamente, de aquí en más, la educación política, que fue el gran fracaso del sistema educativo y el de los partidos políticos. El actual gobierno ha suplido esta falta de políticos formados y experimentados, por CEO -o sea gerentes de grandes empresa- que no están familiarizados con el arte de la política, de allí los graves errores, y las marchas y contramarchas en la toma de decisiones de Macri y de sus colaboradores.


--¿Qué panorama ve para Estados Unidos con su nuevo presidente?

El gobierno de Donald Trump ha dividido a la ciudadanía de su país, y aunque en su discurso ha propuesto solucionar graves problemas que afectan a los americanos; como el desempleo, el costo de la salud y de la educación, el traer de vuelta las empresas que se habían trasladado al exterior, la modernización de la infraestructura, etcétera; no sabemos si los va a poder resolver con la medidas que ha comenzado a implementar.
El gran interrogante es su política internacional, que comenzó con un discurso nacionalista  -antinmigrantes y antirefugiados-, con un aparente buen trato con Vladimir Putin, con una relación tirante con México, la OTAN y la Unión Europea, con la denuncia del Acuerdo de Transpacífico de Cooperación Económica, y la amenaza de hacerlo también con el tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) que tiene con México y Canadá; todo lo cual es por demás preocupante.


--Dejamos un rato los temas serios. ¿Qué le gusta hacer cuando no trabaja? ¿Quizás pasear, leer o mirar películas?


Me gusta estar con mis hijos, mis nietas, mis amigos, la gente que trabaja en mi estudio jurídico, en las universidades y en la política; además: leer, viajar, practicar deportes (hasta hace no mucho tiempo jugaba al fútbol y ahora practico natación). 
Mi fe en Dios es lo que da sentido a mi vida y ello me obliga a dedicarme a cultivar mi relación con la Iglesia Católica y con fieles y ministros de otras confesiones religiosas. La política es mi pasión y, aunque alejado de la lucha partidaria, no dejo de aportar lo que puedo para formar nuevos dirigentes políticos y para que el arte de la política no deje de ser la búsqueda del Bien Común.


Sitios web:

www.gentilesaravia.com.ar  

www.profesorgentile.com   


Agradezco enormemente al Dr Horacio Gentile por su tiempo que le dedicó a mis preguntas.

Leticia Teresa Pontoni.

1 comentario:

  1. un excelente reportaje.Jorge Gentile es un excelente ejemplo de docente,politico y fundamentalmente un hombre de bien.

    ResponderEliminar