miércoles, 24 de mayo de 2017

MARIANO RODRÍGUEZ,y sus tres pasiones




Es locutor, periodista y escritor. Trabaja en Radio Continental y hoy está de visita en mi blog. Los invito a conocerlo un poco más. Y para los que leen novelas románticas-históricas pueden buscar su libro "Mas allá de todo". 


--¿En qué lugar ocurre y cuándo la historia de tu novela “Más allá de todo”? Es locutor, periodista y escritor. Trabaja en Radio Continental y hoy está de visita en mi blog.

La novela está basada en el género literario novela romántica con orientación histórica. Está situada en la tragedia de Epecuén, provincia de Buenos Aires allá por 1985 cuando el agua del lago literalmente devoró al pueblo tras romper ese domingo 10 de noviembre el dique de contención que separaba al lago del pueblo. Aporta algunos datos históricos sólo para orientar al lector en tiempo y espacio. La trama principal no está sujeta a ese hecho.

Está afianzada en la historia de León y Serena que son los personajes ficticios que le dan vida a esta historia de amor. Ellos se conocen el primer día de clases en la escuela de Epecuén, la única escuela que tiene el pueblo, crecen y comparten con el paso del tiempo otros sentimientos, se van enamorando cuando crecen, ya de adolescentes, y cuando están en su mayor esplendor como pareja, ese mundo imaginario que habían conformado entre los dos de amor y donde todo estaba bien se quebranta con el rompimiento del dique de contención, lo que hace que las familias abandonen de inmediato Epecuén. No había tecnología como ahora para seguir en contacto. Sólo telefónos fijos. La trama gira en torno a esas vicisitudes y de como luchan para estar juntos a pesar de la separación.


--Supongo que vendrán más novelas. ¿Hay proyectos?

Hace mucho tiempo que quiero escribir. Hasta la llegada de lo de Epecuén, nunca había tenido algo tan apasionante de que escribir. Se me habían presentado oportunidades de escribir novelas policiales o incluso temas no tan profundos y las deseché pues quería que mi primera novela tuviera que ver con algo que me apasionara. Así fue como tomé conocimiento de lo que había ocurrido en Epecuén, fui hasta allí personalmente y quería corroborar que todas las imágenes que me devolvía la computadora de una ciudad devastada era realmente así, y me involucré tanto que lo tomé como una causa personal. Hablar con vecinos e historiadores. Y así se formó esta historia.

Sí, ya estoy con otra novela. Llegó a mi otro tema, lo estoy haciendo muy tranquilo, no quiero que sea escribir por costumbre. Sino porque lo deseo, lo siento y me gusta. Es una novela romántica-histórica pero esta vez sucedió en Bariloche.


--¿Te gusta más trabajar en radio, escribir o dar clases de locución y oratoria?

Son tres cosas que me apasionan. Aunque muy distintas. Me recibí primero de locutor a los 21 años, después desde rosario vine a Buenos Aires a continuar con la licenciatura en periodismo, empecé a trabajar y llegó la docencia al mismo tiempo.
Me gusta mucho dar clases, el cara a cara con los chicos, el poder aprender de ellos, y enseñarles. Y darles herramientas para que en el futuro sean los próximos comunicadores. Y luego la lectura que se instaló y leí mucho y me despertó el instinto para la escritura y quise estar del otro lado, no sólo para saber que se sentía, y experimentar ese sentimiento, sino porque me gustó la idea de que alguien pudiera leer una trama que yo idee, que compuse de alguna manera con partes mías, de mi historia de mi juventud, como es el personaje de León que tiene mucho de mí. 

Y en definitiva que otros pudieran dar su veredicto en torno a Más allá de todo que es el nombre que le puse esta ópera prima, mi primer hijo literario si se quiere. Y hoy a la distancia con el libro ya presentado en varias localidades y vendiéndose en varias librerías del país creo que el objetivo en gran parte se ha cumplido. Y si llegan otros reconocimientos sería buenísimo, a quién no le gustaría. Por ahora creo que esto me conforma y completa. Todo fue por algo y no escribí antes porque no había una historia para escribir y que me apasionara, y este era el momento justo para hacerlo.


--¿Cómo fue el proceso para que viera la luz tu novela? Imagino mucha investigación y lectura.

El proceso de producción para la novela fue duro, una etapa de mucha investigación, exigua, de recabar datos y volcarlos al papel.  Y además de muchas madrugadas desveladas, horas de sueño restadas para poder escribir la novela. Pero fue un proceso lindo, el cuál disfruté, no solamente el haber llegado al punto final, sino todo lo que se dio en el camino.
Así que hoy que ya está el libro y es una realidad, y es tangible veo todas esas cosas que pasaron y que tuve que atravesar y aprender porque si bien había leído muchos libros nunca había estado del otro lado. Lo volvería a hacer una y mil veces y cuando tenga alguna historia que me apasione.


--¿Cuál es tu trabajo en Radio Continental y con quiénes trabajas?

Estoy trabajando como locutor a través del servicio informativo de Radio Continental que se conoce como SIC. No tengo programa propio, pero estoy un poco en todos los programas cuando los turnos que me asignan van variando desde la primera mañana con Nelson Castro, hasta el mediodía con Maxi Montenegro, después llega Fernando Bravo, a la noche Mariano Cros. Y me ha tocado trabajar con ellos desde el servicio informativo. Mi lugar en la radio es informar cada 30 minutos. He estado también en el móvil de exteriores y actualmente en la madrugada hago suplencias en AM 590 Radio Continental.


--¿Cómo fue ser corresponsal?

La tarea de corresponsal realmente fue muy importante, porque desde otro medio de relevancia internacional, yo trabajé para Unión Radio Miami de EE. UU. Y para W Radio de México., te daban la confianza de que cuentes la realidad del país no sólo con información sino con algo de opinión e impronta y así estás dando tu parecer. Y eso requiere de mucha responsabilidad e idoneidad porque a través de la radio cuando la imagen no te acompaña las palabras ayudan a que gente que no conoce de Argentina la conozca. Es una linda tarea. Lo disfruté mucho.


--¿Cómo es ser docente en estos tiempos donde tantas cosas han cambiado? El trato entre alumno y maestro, maneras de enseñar, etc.

Ser docente es una vocación. Más que nada. Es un mimo a la profesión no al bolsillo. Ya sea en institutos privados o públicos los sueldos son magros. No está muy valorado. Pero me reconforta, me hace feliz cuando alguien se recibe y le dan el título de Locutor nacional. Yo doy clases en locución y oratoria en 3er año, el último año antes de que rindan el examen habilitante en el ISER. La responsabilidad es grande y el desafío también.
Me reconforta que muchos ex-alumnos me recuerden y se pongan en contacto. Y si puedo seguir en las aulas lo haré.





Agradezco a Mariano por su tiempo, por las fotos y por su amabilidad al responder. Y a Mónica Guichón por ponernos en contacto.

Leticia Teresa Pontoni.


No hay comentarios:

Publicar un comentario