viernes, 16 de junio de 2017

NORMA ALEANDRO, con alma de artista




Norma Aleandro, una gran actriz, guionista y directora de teatro argentina llega por fin a mi blog. Ella protagonizó "La Historia Oficial" la película que en 1986  recibió el Oscar a la mejor película extranjera. Nominada al premio Oscar por "Gaby, a true story" y ha recibido tantos y merecidos reconocimientos. Un orgullo que me visite.


--Sé que eres no sólo una gran actriz sino también guionista y directora de teatro. ¿Cuál de los tres trabajos es el que prefieres?

Los tres trabajos son profundamente gratificadores, pero si tuviese que quedarme con uno sólo, elegiría siempre el de actriz, y sobre todo en teatro. Ahí es donde nací, me crié y me formé como profesional. Nada es comparable a la sensación de estar arriba de un escenario y con el público enfrente de uno. Amo el cine, pero el teatro es mi vida.


--¿Qué significó ganar un Oscar a la mejor película y estar ya en otro lugar desde el cuál te miran?

Sí, ese Oscar fue a la Mejor Película y me tocó a mí anunciarlo y fue muy conmovedor. Años después si fui candidata a Mejor Actriz por la película “Gaby”, pero lo ganó Olympia Dukakis por “Hechizo de Luna”. Ambas circunstancias sirvieron para proyectar mi carrera internacional, a la que no le presté –como podrás comprobar- demasiada atención.

Hice un par de películas en EE. UU., pero no soporté estar tanto tiempo lejos de mi casa y de mis afectos. Cada película filmada allí te compromete no sólo a los meses de ensayo y filmación, sino a todo un año de acompañar la película a cuanto festival hay y a tener agotadoras sesiones de prensa. Lo hice un tiempo, hasta que dije basta. Ahora si hago una gira por el exterior con algo de teatro, nunca es de más de un mes o mes y medio.  Y la verdad es que nunca fui consciente del lugar en el que me habían puesto estos hechos. Fueron una sucesión de hechos agradables, que se sumaron a una forma de vivir mi profesión que me hizo merecedora de un respeto del público al que espero no defraudar nunca.


--¿La fama es puro cuento?

Sí, claro. ¡Y si no sabes manejarla es un cuento que puede tener finales muy desagradables!


--Ahora sos parte de los que votan para los Oscars cada año. ¿Cómo es el proceso de elección? ¿Con que criterio se elige? Debes ver todas las películas.

Hace ya un tiempo que renuncié al derecho de votar, dado a que era imposible ver todas las películas que religiosamente me mandaban todos los años a mi casa.  Y no me parecía correcto seguir haciéndolo.


--¿Qué cine te gusta ver? ¿Qué actores jóvenes de Argentina y del exterior admiras?

Veo de todo, pero especialmente el cine de autor.  Y también voy con mi nieto más chico a ver todo lo que sea animado y descubrí varias joyas. En cuanto a nuestros actores, hay una camada extraordinaria de talentos tanto en teatro como en cine, y también en teatro musical. Del exterior siento una gran admiración por los actores ingleses.


--¿Qué libros lees? Sé que te gustan mucho los libros.

Aunque no lo creas, mis lecturas preferidas son sobre ciencias exactas, astronomía y neurociencia, esto último tal vez por la profesión de mi marido que es psiquiatra.


--¿Algún proyecto en carpeta para este 2017?


Hay varias cosas por concretar, pero mientras tanto he vuelto a hacer funciones de mi unipersonal “Sobre el amor y otros cuentos sobre el amor” que es para mí como un cable a tierra que me conecta con textos que habitualmente no hago, como son los poetas del siglo de oro español y con textos de García Márquez o Vargas Llosas.



El hijo de la novia


Gracias al Director del Teatro Maipo, Elio Marchi por haber sido el intermediario entre la señora Norma Aleandro y yo. 

Leticia Teresa Pontoni.

(Agradecimiento al fotógrafo Sergio Parra por la foto principal).

No hay comentarios:

Publicar un comentario