domingo, 27 de noviembre de 2016

EDDA DÍAZ, sucesora del humor femenino




Formó parte del programa “Los Campanelli” que era muy visto en los 70’ y fue una de las que sacaron a la luz el Café-Concert junto a dos grandes como Antonio Gasalla y Carlos Perciavalle. La conozcamos un poco más.


--¿Qué se siente al haber sido una de las pioneras del Café-Concert en Argentina?

Es indudable que estoy muy contenta y muy orgullosa de que mi nombre Edda Díaz, sea un sucesor del humor femenino. Ha habido grandes mujeres que se han dedicado al humor en la Argentina. Yo pertenezo a una generación de humoristas con Antonio Gasalla, Carlos Perciavalle y Nora Blay con quiénes hice “Help Valentino”. 

Pero mi orgullo es haber hecho unipersonales. El primer unipersonal lo hice yo. Muchos actores me vieron y se dieron cuenta que podían hacer esto. Hacer un unipersonal y meter sus sueños en una valija y partir a la aventura le salvó la vida a muchos. Y si este cuerpito no lo hubiera hecho quizá no se hubieran atrevido. He abierto muchos surcos de trabajo para todos.
Espero que me lo reconozcan algún día. ¿Qué tonta verdad?


--¿Feliz de haber formado parte de “La casa de Bernarda Alba” obra versión de José María Muscari?

Fue una de las cosas más hermosas que me han apsado en los últimos tiempos. Hacer Lorca es maravilloso, hacer una obra de  Federico García Lorca en una versión de Muscari que el público entiende, que se le habla el lenguaje de su tierra, de la Argentina donde se emplea el voseo, donde la gente se identifica totalmente ya que el drama de la mujer como culpable, como envenenadora de los sentimientos del hombre todavía está muy vigente. Cuando la madre dice que “maten, maten, maten a la chica que ha amado se te arruga el corazón.

Estoy muy feliz de haber hecho esta obra, lamento que no se hayan dado cuenta los asesores de derechos humanos que deberían haber reconocido a "La Casa de Bernarda Alba". Por lo vigente que está, nos dice muchos a las mujeres.
En total fueron 28 mujeres que hicieron los personajes. Estuve todo el 2016 y parte de 2015. Tengo sólo una palabra: GRACIAS.


--¿Cómo fueron esos comienzos con compañeros de la talla, ¡Que nombres!! Antonio Gasalla, Carlos Perciavalle.

Éramos muy jóvenes. Todo comenzó cuando estudiábamos en el Conservatorio.
La primera en llegar a la gran fama, al gran público fui yo, luego le tocó a los chicos. Fue muy intenso, muy lindo, fue como todo, como toda mi carrera, como estos 50 años en que he tenido de mi lado al público, y a la crítica.  Y a los chicos también.

Ellos tuvieron la suerte que yo soy mujer y me embaracé tres veces,  fui perseguida, prohibida y otras cosas que hicieron que descuidara mi carrera.
Pero los que me han seguido y han sido fieles saben quién soy, y por eso tengo tantos premios en mi casa.


--¿Qué valores pensás se han ido perdiendo, si nos remontamos y recordamos al programa del cuál formaste parte “ Los Campanelli”?

Yo no creo que haya perdido nada porque tengo uan visión optimista de la vida. Amo la vida y nada se pierde, todo se transforma. Todo cambia de forma, el mundo sigue andando.
El programa de Los Campanelli terminó en el año 74’ cuando nació mi hijo mayor, y entonces ha pasado mucha agua bajo el puente en estos 42 años. Y mis compañeros de Los Campanelli casi ya no están. Quedan vivos Santiago Bal, Tito Mendoza, Zulma Grey, María Cristina Laúrenz y yo.

Ya ves el mundo no se ha detenido. Todo ha ido cambiando. Ese programa tan fresco, tierno, dulce respondía a ese momento del país.
Yo pienso en el aquí y ahora. Soy actriz, no hay vuelta para atrás ni para adelante. Aquí y ahora.


--¿Te gusta más dirigir o actuar? Aunque se que has dado clases, y que escribes también.

Lo que más me gusta es actuar. De mis otras profesiones elijo primero dirigir, luego escribir y después enseñar.
Llevo 48 años como autora. En cuanto a dirigir me gusta mucho pero prefiero dirigir a gente mayor porque hay más respeto, llegan siempre a la hora que deben llegar. Y si se les marca algo lo aprenden para siempre.
Estaré envejeciendo porque critico a las generaciones más jóvenes me parece.


--¿Qué sentís al ser reconocida con premios?

Me encanta recibir premios. Creo que me tendrían que dar más de los que tengo. Sobretodo en dinero. En dinero nunca me han dado. Los Molière que son premios económicos distinguen entre actores profesionales y actores independientes. Y no hay tal cosa. O somos buenos actores y lo hacemos con todo o somos regulares.
Yo siempre fui independiente y he arriesgado todo como productora. Tengo una costumbre muy mal, que es la de ganarme los premios. Gracias a los periodistas.


--¿Qué viene para el verano para Edda Díaz? ¿Descanso o trabajo?

Ojalá las dos cosas. Hace una semana que estoy de vacaciones. Para los actores que vivimos de esto las vacaciones son una tortura y como vivimos de los nuestro, pero estoy deseando, tengo algunas puntas, si se concretan bien y sino me inventaré algo. Ahora estoy disfrutando, visitando y aprendiendo de mis colegas.

                                                  
                                                        EN YOUTUBE


                                                     
                                                 CON CARLOS PERCIAVALLE

UNA SELFIE CON MUSCARI


FOTOS DE LA CASA DE BERNARDA ALBA



Gracias a la señora Edda Díaz por su tiempo para mi blog.


Leticia Teresa Pontoni.

(Agradezco la gentileza de poder usar las fotos que adornan mi entrevista. La foto principal y con Carlos Perciavalle son de Patricia González, y las fotos de la obra La Casa de Bernarda Alba de Alejandra Majluf)

1 comentario: