martes, 13 de septiembre de 2016

LE YAD, dejando huellas



Hola Leticia, antes que nada te agradezco nuevamente, el contacto y la entrevista, deseo sirva para tus lectores.

1--¿Qué es lo que más te agrada ilustrar? ¿Portadas de revistas o libros infantiles? Que llevan un proceso más largo. Leer y luego comenzar a dibujar.

Proyectos en los que me siento identificada y que de alguna manera ambos buscamos decir lo mismo, agradezco aquellos en los que hay tiempo para hacerlos madurar y tienen una voz clara y definida. En ese sentido, no podría preferir una portada a un libro infantil; lo que sí, intento avanzar más de una imagen a la vez, intercalando entre ellas, moviéndome de una a otra, sobre todo si son de proyectos diferentes; me permite abstraerme y reencontrarme, olvidarme por momentos de una imagen que quizá ya estoy forzando y volver más tarde a ella con cierta frescura. Es un ejercicio de lectura de lo ya escrito, reestructuración del discurso y una vuelta al papel.


2--Elementos, instrumentos, que utilizas al ilustrar. Lápices, pinceles, óleo, acuarela, computadora, diseño en 3D...etc.

Hay seis cosas que uso continuamente: pluma, computadora, lápices, acuarelas, pinceles y acrílicos (no necesariamente en ese orden) y dos que uso siempre: un lienzo (físico o no) donde he de dibujar y mi entorno, que es como el gimnasio donde ejercitar la imaginación.


3--¿Feliz de haber sido elegida en el primer lugar en la Feria Internacional del libro Infantil y Juvenil de la sección Catálogos de Ilustradores?

Sorprendida y enormemente agradecida de compartir espacio con colegas que considero grandes ilustradores, como lo dije en días pasados en mi blog, ese primer lugar me significa dos cosas:

La primera es que había alguien con empatía hacia el mensaje puesto en la imagen premiada. Es decir, ese primer lugar no va de que mi trabajo sea más importante o mejor que el de otros, ahí hay gente muy talentosa y que admiro hace años, sólo fue dicho de la manera y en el momento en que hubo otro para escuchar. Me es un recordatorio de que si lo que decimos lo hacemos disciplinada y francamente, tarde o temprano aparecerá del otro lado alguien dispuesto a escuchar y abrir un diálogo.

La segunda es un constante recordatorio de que debo aún mucho como profesional, esta es una profesión de transparencias, en la que tu trabajo no es sino una extensión de ti mismo, sólo dibujas lo que eres y uno a diario cambia, diario me miro al espejo e intento ser mejor. Trabajo en ello.


4--¿Das clases en talleres? ¿Te gusta enseñar a los chicos?

Soy más ermitaña de lo que debiera, disfruto el trabajo en solitario aunque he tenido varias oportunidades de dar talleres y lo he disfrutado pero no sé si decir que enseño a otros, más bien llego a compartir lo que tengo y aprender de ellos…es a la inversa ¿sabes?, el que lleva el mote de maestro llega con una hebra para empezar juntos un tejido, al final, siempre aprendes más de los otros y en ese tratar de explicarles algo te sumerges en un ejercicio de aclararte cosas a ti mismo.


5--¿Cuál fue tu primer dibujo o diseño por el que dijiste o pensaste...creo que voy por el buen camino...?

Sé que fue cuando niña y no guardo ni recuerdo claramente el dibujo, tendría nueve o diez años y en mi deseo de no hacer quehacer invente algo sobre una serie de mobiliario que se limpiaba solo, sobra decir que nunca se volvió real pero había un mensaje claro y un objetivo en esos trazos, yendo más allá y aún más importante era un reto que me generaba un impulso y lo hice por placer, pasión y convicción y es lo que se debe hallar en nuestro trabajo y las acciones de nuestro día a día, cualquiera que estas sean, no prescindir de lo que nos hace crecer y nos es disfrute, y nos reta a la vez.


6--¿En qué momento del día o de la noche preferís dibujar?

Por la necesidad de estar en contacto con clientes y colegas trabajo de día, pero me conecto mejor por las noches, en un ambiente tranquilo, mirando lejanas luces desde la gran ventana frente a la cual trabajo, con música de fondo y de ahí hasta ver el amanecer.


7--El ganar un premio te abre nuevas puertas, llegan nuevas oportunidades. ¿Es así?

El seguir trabajando te abre nuevas puertas, si no tomas un rumbo; no avanzas, no dejas huella, ni conoces otros caminos; los premios se ven bien y te ponen en vitrina y escrutinio pero la verdadera carta de recomendación es lo que haces cada día.

En las redes la encuentran en:

www.le-yad.com 
www.simplemente-yad.blogspot.com
Behance: Le Yad
Google+: Le Yad
Facebook: LeYadStudio
Twitter: @Le-Yad


ELLA



SU OBRA







Gracias Le Yad por decir que si a mis preguntas.
Leticia Teresa Pontoni.


No hay comentarios:

Publicar un comentario